Los 6 principios básicos del diseño

Publicado en: Diseño

¿Alguna vez te ha pasado que te topas con alguna imagen que simplemente te encanta y no sabes por qué? O por el contrario, una imagen que de sólo ver sientes que algo está mal. Sea cual sea el caso, seguramente no eres el único al que le ha pasado. Y es que un simple diseño es capaz de hacer que una misma idea tome muchas formas. Y hoy vamos a contarte cómo y por qué. Pero primero lo primero: ¿qué es el diseño?

Introducción

Podemos decir que el diseño es el arte de comunicación visual producida mediante texto, imágenes y símbolos mediante el cual cada diseñador expresa una idea particular en un lenguaje principalmente creativo.

Los elementos que nos permiten percibir esta idea son llamados esquemas del diseño. Entre ellos podemos destacar los siguientes.

  • Forma: que constituye la representación gráfica de la pieza.
  • Percepción: que es el significado subjetivo y personal que recibe la obra después de las experiencias inmediatas transmitidas por la misma y su posterior interpretación.

De la conjugación de estos esquemas o elementos básicos del diseño surgen una serie de pautas o principios que son los tan llamados principios del diseño gráfico, y la forma en que se aplican estos principios afecta el contenido expresivo y el mensaje del trabajo, es decir que sintamos que un diseño sea “bueno” o “malo”. Un buen diseño es aquel que cuida estos principios, buscando que cumpla de la mejor manera posible la función por la que fue creado. ¿Ves cómo todo va cobrando sentido?

Ahora sí, ¿quieres saber cómo reunir estos elementos para que lograr una comunicación efectiva, a través del diseño gráfico? Pues, aprendamos cuales son:

Equilibrio y balance

Este pri­mer prin­ci­pio básico del diseño se refiere a la posi­ción o distribución visual de los objetos en una composición. El equilibrio significa un sentido de igualdad y puede conseguirse a través de un balance simétrico, asimétrico o radial. El equilibrio es la referencia visual más fuerte y firme del ser humano y por lo tanto es una base consciente e inconsciente para la formulación de juicios visuales. Implica la necesidad de evitar grandes espacios en blanco, logrando una correcta disposición entre los textos, dibujos u otros elementos del conjunto.

  • Simétrico:

    Se logra cuando al dividir una composición en dos partes iguales, encontramos la misma importancia y peso visual en ambos lados. El equilibrio simétrico da la sensación de orden, jerarquía y seguridad.

    ejemplo de equilibrio simétrico

  • Asimétricos:

    En este tipo de equilibrio una masa grande cerca del centro se equilibra por otra pequeña alejada del mismo. La asimetría nos transmite agitación, tensión y alegría.

  • Radial:

    Sucede cuando los elementos decorativos se ubican en torno a un punto central por el que pasan varios ejes de simetría. Este tipo de equilibrio trasmite dinamismo y vitalidad.

  • Contraste:

Blanco y negro, objeto y fondo. El contraste genera distinciones que nos permiten enfatizar o resaltar los elementos clave. Aunque el contraste generalmente se aplica mediante el color, el contraste realmente es una yuxtaposición de varios elementos del diseño: distintas texturas (lisas y rugosas), tipografías (estilizadas y simples), formas (pequeñas y grandes) o incluso líneas (delgadas y gruesas) también pueden crear contraste.

Ejemplo de contraste en diseño

A menos que queramos obtener una pieza aburrida y plana, debemos hacer uso del contraste.

  • Proximidad:

La proximidad es la relación de cómo encajan los objetos en una composición. A través de la agrupación o cercanía de los elementos de una composición, el objetivo de este fundamento básico del diseño es crear relaciones de orden y coherencia que simplifiquen el entendimiento del mensaje que planea transmitir el diseño. Por ejemplo, dos elementos que estén próximos entre ellos van a aparentar una relación de grupo o cercanía que otros que estén dispersos no lograrán.

Ejemplo de proximidad y distacia en diseño

En otras palabras, la proximidad le da al receptor una sensación de orden, armonía y cohesión. Esto también favorece a crear puntos focales para ganar la atención de los espectadores.

  • Alineación:

La alineación es el orden natural del diseño. Es decir, no podemos colocar los elementos al azar y desordenados. Aun cuando los elementos no se encuentren cercanos entre ellos, la alineación proporciona cuerdas invisibles (tanto en el ojo como en la mente) que unifican los elementos en una página creando una conexión visual entre ellos. Al establecer una conexión visual con otra cosa en la página, la alineación les dice a los lectores que los dos elementos pertenecen a la misma pieza; esto, a su vez, crea un diseño más nítido y organizado.
ejemplo de alineación

  • Repetición(Ritmo):

Este principio del diseño se base en un esfuerzo consciente por unificar un diseño repitiendo elementos a lo largo de toda la pieza. Utilizando una paleta de colores, formas, texturas, tamaños y tipografías continuamente conseguiremos darle coherencia al diseño.

Ejemplo de repetición

Además, la repetición otorga ritmo y fluidez al diseño. En el diseño, el ritmo es la disciplina que controla al ojo alrededor de un objeto o espacio, proveyéndolos un camino a seguir para comprender mejor el mensaje a través de la sensación de armonía y jerarquía que transmiten los elementos.

  • Espacio en blanco:

También conocido como “espacio negativo” o “el arte de la nada”, el principio del espacio en blanco habla de la ausencia de texto y gráficos entre los elementos. El espacio en blanco expresa la necesidad de evitar el exceso de información, y reducir el diseño a lo esencial. Es la extensión de la máxima: “menos es más”.

La importancia del arte de la nada es que proporciona un espacio de “respiración” para el ojo haciendo que el diseño se vea menos “apretado”. Un diseño simple expresa de forma más clara las ideas.

Por cierto, aunque el nombre de sea “espacio en blanco” puedes hacer uso de cualquier color… cualquiera que sea el color de fondo.

Extra-Tip:

keep it simple
KISS= K(Keep) I(It) S(Simple) S(Stupid):

De acuerdo, puede que suene agresivo al inicio, pero este principio establece que la simplicidad funciona mucho mejor en el diseño. Así que deja de darle muchas vueltas o mejor dicho “¡Mantenlo simple, tonto!”.